Vale por tres

La pre-novena está de fiesta. El equipo sale de la cancha aplaudido por la hinchada, algunos de los chicos se abrazan y otros comentan las jugadas. Al entrar al vestuario se comienzan a escuchar las primeras canciones.

La figura del partido fue Agustín Riggio, el persistente delantero de área que convirtió tres goles. Fueron todos en la etapa complementaria del encuentro y sirvieron para darle el triunfo a su equipo.

Agustín juega hace cinco años en el club y esta es la cuarta vez que convierte tres goles en un mismo partido. “De los que hice, el que más me gusto fue el segundo”, afirma sonriente. Riggio se refiere a la jugada del minuto 16, cuando Santiago Cingolani robó la pelota en la mitad de la cancha y le dio un gran pase para que el goleador convierta tras eludir al arquero.

Comienza un nuevo partido de la jornada, otros equipos entran en la cancha. Sin embargo, los goles de Agustín permanecen latentes en los espectadores.