Leandro Cortizo: “Con Talleres vamos juntos adelante en todo lo que hacemos”

En una rica charla, el director del Centro de Entrenamiento Formativo para Arqueros contó el vínculo que lo une a Talleres, la forma en la que juntos coordinan el trabajo de arqueros y cómo se hizo realidad su sueño de abrir una academia para entrenar futbolistas en ese puesto.


¿Cómo surgió la idea del CEFARQ?

Empecé con esta ilusión cuando volví de Italia, en el año 2008. Pensaba que cuando dejase de jugar, tenía que crear un centro de entrenamiento específico para arqueros. Me parecía que en Argentina hacía falta, porque aunque había algunos entrenadores del puesto, todavía no estaba desarrollado este rol ni el entrenamiento como en algunos países de Europa.
Buscando predios en La Plata conocí a Darío Lescano, que era el presidente de Talleres y hacíamos el curso de director técnico. Cuando le conté la idea, le pareció excelente porque era algo que cubría una necesidad que los arqueros de fútbol infantil y juvenil de la ciudad tenían. Ahí me ofreció venir a ver el predio, que me parecía que tenía mucha potencialidad y una ubicación excelente.

24407_383885343822_2675917_n

El CEFARQ, a principios de 2010. Foto: CEFARQ.

Apenas llegué, me pareció muy potable y empecé a imaginar cómo podía empezar a ser. Todo a mediados de 2009. Donde estamos hoy, antes era un pedazo de estacionamiento con restos de hormigón: a partir de ahí empezó a moverse un motor en el club, que fue fundamental. Me acuerdo de Alfonso Vergel, Enrique Temoinko y Néstor García, que nos dieron una mano bárbara para generar todo lo necesario y poner en marcha esto. Mi esposa, arquitecta, diseñó de alguna manera necesidades de oficina, vestuario y un playón para algunos aspectos técnicos. Y un espacio libre y verde con arcos móviles para rotarlos por todo el espacio. Fue un esfuerzo enorme de parte del club, nuestra y de gente que colaboró.
Nació como mi sueño, como mi idea y se hizo realidad gracias al aporte del Club Talleres, que es parte de este proyecto porque vamos juntos hacia adelante en todo lo que hacemos dentro del CEFARQ.

inaugu

El día de la inauguración, en mayo de 2010. Foto: CEFARQ.

Decías que conociste a Darío Lescano, Alfonso Vergel y Enrique Temoinko. ¿Cómo fue esa gestión para levantar el lugar y cuánto tiempo pasó hasta que se inauguró?

Empezamos en octubre de 2009 con las obras y en mayo de 2010 inauguramos el centro de entrenamiento. Fue mucho más rápido de lo que pensábamos porque encontramos la colaboración de muchísima gente allegada al club. A partir de ahí tuvimos la chance de cerrar en 7 meses la construcción y la realización del centro de entrenamiento. Posterior a la inauguración fuimos agregándole detalles para poder completarlo un poco más. Empezamos con lo ideal y lo mínimamente necesario.

Desde esa inauguración en mayo de 2010 hasta hoy, ¿cuánto crees que se creció en infraestructura, entrenadores y chicos que se forman?

15540822_1604311166251391_2640283634186913499_o

Junto a su equipo de trabajo, el año pasado. Foto: CEFARQ.

El crecimiento fue en todo sentido. Cuando empezamos éramos solo dos entrenadores. Hoy en el grupo de trabajo somos 14. Fue grande y paulatino, mes a mes, año a año. Desde que arrancamos entrenando 12 arqueros, que en su mayoría eran de Talleres, hasta los más de 100 chicos que mensualmente entrenamos en los distintos grupos de edades. Por lo que vemos y compartimos con otros centros de entrenamiento, nos convierte en el instituto con mayor cantidad de arqueros en el país. Eso y el grupo de trabajo que se fue formando me enorgullecen. Hay educadores del puesto que se empezaron a formar acá en el CEFARQ y que hoy trabajan en distintos clubes como entrenadores de arqueros.

Tenemos un compañero que hoy es parte de una academia de Estados Unidos y empezó acá. Hay entrenadores que están en clubes de AFA y otros en ligas locales. Todo eso hace que crezca y se enriquezca el grupo de trabajo, que se eleve la calidad de los profesionales y que se vuelque a la formación de los que ocupan el puesto.

¿Qué es lo que le enseñan al arquero?

Nos preocupamos principalmente por la formación técnica, que va desde los conceptos básicos posturales, posicionales y de desplazamiento hasta métodos de caída y de realzarse. Todo lo que le permita ser más eficiente en lo que desarrolla. Tratamos de emprolijar y potenciar las capacidades naturales que tiene cada uno. Obviamente, entendemos que desde la técnica vamos a mejorar esas aptitudes y brindarles más herramientas para el momento que tengan que interpretar el rol.
Con los más chiquitos, lo importante es que jueguen, se entretengan y aprendan a querer y entender el puesto.

¿Cuántos arqueros vienen de Talleres y cómo ves el nivel que tienen?

12022017-16602389_1257115517736696_7792987288339302219_o copia

Matías Trussi es uno de los guardavallas que se entrena en el CEFARQ.

Los de Talleres tienen la chance de venir todos en todas las categorías. Por cuestiones de días u horarios, no todos tienen la posibilidad. Tenemos una mitad de los arqueros que rotan para poder entrenarse, en función de lo que les permita su horario de entrenamiento en el club. Lo ideal sería que asistan, aunque sea, una vez por semana.


Y los veo bien. Como Talleres tiene la posibilidad de entrenar a sus arqueros de manera gratuita, lo que queremos es ayudar para que tengan un buen nivel. Esa también es parte de la relación que tenemos con el club, aparte de lo que hacemos en conjunto. El nivel de los chicos es bueno. Los que más participan son los de fútbol infantil y andan muy bien. Acá se mezclan arqueros de todos los clubes y eso hace que entre ellos se enriquezcan, crezcan y compitan sanamente para ver quién tiene un nivel mejor.

¿Cómo ves al club desde el trabajo que se hace en infantiles, juveniles, mayores y dirigencialmente?

A Talleres siempre lo vi con gente que lo quiere, que sueña con el crecimiento; que se propone realizar sus metas de manera correcta, con la mejor estructura posible y que trabaja día a día para seguir creciendo. Eso es lo que más me enorgullece a la hora de participar en un proyecto con Talleres del Ferrocarril Provincial.

Foto principal: Diego Castro.